Lo mejor para acompañar los helados y sorbetes

Imagen 1828.jpg

Salsas de frutas: todas ellas se pueden realizar muy fácilmente con un puré de frutas azucarado al gusto. También se puede optar en algunas ocasiones por confituras o mermeladas trituradas con un poco de zumo de limón y rebajadas con un poquito de agua

Si deseamos hacer una salsa de fruta a base de zumo como de limón, naranja, mandarina o pomelo, por ejemplo lo que haremos será reducir el zumo añadiendo azúcar al gusto y espesarlo ligeramente con un poco de Maizena disuelta en una mínima cantidad de ese zumo. Cocemos un poco, dejamos enfriar y ya tenemos lista la salsa para acompañar.

Salsa de chocolate: en este caso se trata de fundir chocolate, negro, blanco o con leche e en una cantidad de nata líquida para que nos quede fluido pero a la vez sabroso. Aproximadamente se pone una parte de chocolate por dos partes de nata, es decir si ponemos tres decilitros de nata, pondremos de 100 a 125 gramos de chocolate. Un poquito más si se trata de chocolate blanco, ya que queda siempre más fluido.

Salsa a base de crema: se hacen unas natillas claritas y luego se les puede añadir café, caramelo, licores, frutos secos picados, alguna fina hierba como menta muy picadita, frutas confitadas. Como ya he indicado a lo largo de este recetario es la imaginación de cada uno la que va a jugar un gran papel a la hora de hacer este tipo de salsas y de combinar sabores, colores y texturas para ofrecer postres muy sorprendentes

Salsas a base de nata: como la salsa toffe (nata y caramelo), nata mezclada con yogur y un poco de leche condensada, nata mezclada con queso fresco para untar y leche condensada, crema de coco aligerada con nata líquida. Podríamos seguir ofreciendo ideas, pero creo que con todas estas tenéis un buen montón de sugerencias para salir de cualquier apuro.
Incluso un helado adquirido fuera de casa, combinado y emplatado con gusto puede ser una agradable sorpresa si tenemos poco tiempo

También podemos usar los toppings: se denomina así a pequeños trozos de chocolate, fideos de colores, crocanti de cualquier fruto seco, galletas o cookies, fruta confitada…etc.

Las frutas frescas son una grata compañía para los helados y sorbetes. Cortada la fruta de bonita forma y combinando como siempre digo colores y sabores podemos inventar nuestras propias copas de helado. Igualmente los frutos secos tostados o caramelizados son una agradable compañía para helados y sorbetes, sobre todo porque creamos con ellos una extraordinaria riqueza de texturas.

Las tejas, tulipas, lenguas de gato, barquillos y pastas secas son también una muy buena opción para acompañar helados,sorbetes, biscuits e incluso algunas bebidas tipo frappés, batidos o leche merengada.